Mensaje de Bienvenida de Nuestro Rector.

Mensaje de nuestro Rector Fray Hernán Elías Peña Quijano.

Iniciamos un nuevo año escolar que incorpora al proceso de formación de los niños y niñas, jovencitas y jóvenes, un NUEVO “PELDAÑO” lleno de expectativas, sueños, ilusiones, retos, desafíos y experiencias que los enriquecen cada vez más.

El colegio franciscano San Luis Rey de Armenia, quiere contribuir a la consolidación del SER de sus hijos a través de la formación en valores y competencias que les permita hacer realidad sus sueños en el proyecto de vida que cada uno tiene. Queremos consolidar todo aquello que se aprende en la primera escuela por excelencia, que es y debe ser, el hogar. Padres de familia y colegio debemos estar unidos en un solo propósito, el que sus hijos se formen siendo FELICES y en el mañana de sus vidas, llenen de realidades amables y gratas esta sociedad colombiana que tiene depositada en ellos su esperanza por un país mejor.

Esa UNIDAD en pos de una excelente formación para sus hijos debe estar fundada en una buena, veraz y asertiva COMUNICACIÓN entre los miembros de nuestra comunidad educativa; debe estar fundada en la coherencia que debe caracterizar a sus formadores, padres de familia y maestros; debe estar fundada en nuestras convicciones que nacen de los valores cristianos y franciscanos.

Como lo expresé en la circular que les envié hace un año, es importante que contribuyamos a la formación de nuestros estudiantes a través de la PEDAGOGÍA DE LA CONVICCIÓN, cautivándolos, atrayéndolos, enamorándolos hacia la ruta que depara un mundo mejor. Es mejor convencer que imponer. Por eso es necesario que el testimonio, el ejemplo y la coherencia de nosotros los adultos se constituyan en la verdadera autoridad que los cautive.

Como franciscanos somos llamados a ser HERMANOS, porque toda la creación es hija de un mismo Dios amoroso. Y llamados a ser MENORES, porque debemos servir de manera incondicional, desinteresada y desprovista de toda sed de poder, inclinados a los pies de los discípulos, tal como lo hizo el Señor Jesucristo.

Seguiremos trabajando arduamente, apoyados por el Dios en el que creemos, Fuente de Sabiduría, para fortalecer cada vez más todo aquello que NUESTROS PREDECESORES maestros, directivos docentes, padres de familia, estudiantes y directivas forjaron, logrando que el nombre del colegio San Luis Rey de Armenia esté hoy encumbrado como uno de los mejores colegios de la ciudad, la región y el país. Para todos ellos, los que estuvieron y ya no están, producto del natural RELEVO que caracteriza todo grupo humano, mi agradecimiento inmenso en nombre de la Comunidad Franciscana y toda la Comunidad Sanluisista.

Bienvenidos de nuevo a este maravilloso año, que esperando confiadamente en el Señor Dios y Creador, será tan bueno o mejor que los años anteriores.