fbpx

Colegio San Luis Rey

La navidad es todo un estado de ánimo, es la felicidad suprema que conmemora la vida naciente de Jesucristo, es una condición humana que expresa regocijo y cuya finalidad principal es compartir con todos; hacer que las diferencias se apacigüen y poder disfrutar de un tiempo de concordia y de plena paz.

En Colombia es una tradición institucionalizada, y muy especialmente entre nosotros los franciscanos, pues nuestro patrono SAN FRANCISCO DE ASIS, fué quién ideo el pesebre, he aqui la Historia:

Relato de Tomás de Celano (1 Cel 84-87)

Digno de recuerdo y de celebrarlo con piadosa memoria es lo que hizo Francisco tres años antes de su gloriosa muerte, cerca de Greccio, el día de la natividad de nuestro Señor Jesucristo. Vivía en aquella comarca un hombre, de nombre Juan, de buena fama y de mejor tenor de vida, a quien el bienaventurado Francisco amaba con amor singular, pues, siendo de noble familia y muy honorable, despreciaba la nobleza de la sangre y aspiraba a la nobleza del espíritu. Unos quince días antes de la navidad del Señor, el bienaventurado Francisco le llamó, como solía hacerlo con frecuencia, y le dijo: «Si quieres que celebremos en Greccio esta fiesta del Señor, date prisa en ir allá y prepara prontamente lo que te voy a indicar. Deseo celebrar la memoria del niño que nació en Belén y quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno». En oyendo esto el hombre bueno y fiel, corrió presto y preparó en el lugar señalado cuanto el Santo le había indicado.

Llegó el día, día de alegría, de exultación. Se citó a hermanos de muchos lugares; hombres y mujeres de la comarca, rebosando de gozo, prepararon, según sus posibilidades, cirios y teas para iluminar aquella noche que, con su estrella centelleante, iluminó todos los días y años. Llegó, en fin, el santo de Dios y, viendo que todas las cosas estaban dispuestas, las contempló y se alegró. Se prepara el pesebre, se trae el heno y se colocan el buey y el asno. Allí la simplicidad recibe honor, la pobreza es ensalzada, se valora la humildad, y Greccio se convierte en una nueva Belén. La noche resplandece como el día, noche placentera para los hombres y para los animales. Llega la gente, y, ante el nuevo misterio, saborean nuevos gozos. La selva resuena de voces y las rocas responden a los himnos de júbilo. Cantan los hermanos las alabanzas del Señor y toda la noche transcurre entre cantos de alegría. El santo de Dios está de pie ante el pesebre, desbordándose en suspiros, traspasado de piedad, derretido en inefable gozo. Se celebra el rito solemne de la misa sobre el pesebre y el sacerdote goza de singular consolación.

Por estos días entonces, la familia franciscana celebra ANTE LA SENCILLEZ DE UN PESEBRE, esta tradición, pues frente al pesebre nos mostramos humildes y elementales, la navidad existe para entender que Dios quiere que seamos humildes y compartamos con nuestros semejantes, quiere que cesen las diferencias y que entendamos que no existe nadie superior a nadie; envió a su hijo Jesús como uno más de los humanos pero con la grandeza celestial y el poder supremo de perdonar y limpiarnos del pecado.

Que la felicidad en navidad perdure todo el año.